No soporto a mi marido, ¿qué hago?

no soporto a mi marido
"Ya no no soporto a mi marido y estoy harta de su familia". "Desde que nació nuestro hijo, me cuesta aguantar también a mi marido. Le quiero, pero ya no le soporto". ¿Qué hacer en estas situaciones?
No soporto a mi marido, ¿qué hago?

No soporto a mi marido

no soporto a mi marido que hago

No soporto a mi marido” o “no soporto a mi esposa” es una frase que se suele utilizar ante los amigos, la familia y en la intimidad de la soledad, en nuestros pensamientos.

No soportas a tu marido en la actualidad porque las personas cambian, las circunstancias cambian y eso hace que las relaciones de pareja cambien. Si no eres capaz de adaptarte a la nueva situación, que se volverá rutinaria, no la soportarás en el futuro, acabarás con tu paciencia, que tiene un límite.

Si ya no soportas a tu marido o esposa, es el momento de tratar de comprender cuándo y por qué se produjo ese cambio. Mientras más tiempo hayamos pasado con la misma pareja, más cambios se podrán haber producido en la relación: hijos, mudanza, trabajo… La pregunta es: ¿podemos volver a la situación anterior? A veces será imposible.

Si no soportas a tu pareja, es posible que el sentimiento sea mutuo, que se os haya acabado la paciencia a ambos. Esto es algo para lo que no estamos preparados en muchas ocasiones. Pensamos que no soportamos a alguien, y ese alguien nos soporta todavía menos a nosotros. Y es que todos cambiamos, y todos somos evaluados por nuestras parejas.

Lo mejor que puedes hacer si no aguantas a tu marido es hablarlo directamente con él, sobre la nueva situación y las posibles soluciones. Antes que meter a familia o amigos, debería consultarse con un terapeuta, un especialista en terapia de pareja, alguien neutral.

Si no consigues aguantar a tu marido ni con terapia de pareja, lo mejor es realizar una separación temporal y probar otras situaciones. Con esa distancia, en poco tiempo, sabrás si quieres continuar la relación o directamente seguir otro camino. Toda relación tiene altibajos, sería una pena tener que arrepentirse de una mala decisión en el futuro. Todas las situaciones no son reversibles, quizá las circunstancias no sean tan idílicas como al principio, quizá es el momento de aceptar las nuevas circunstancias.

No soporto a mi marido ni a su familia

no soporto a mi marido ni a su familia

Cuando no soportas a tu marido ni a su familia el problema es bastante diferente. Esto se produce por una relación tóxica continuada que termina afectando a la pareja.

Para soportar a la familia de tu marido, de tu mujer, se deben establecer unos límites. Si la pareja no deja claro los límites a los familiares, los problemas terminarán llegando. Si tu pareja no comparte la necesidad de esos límites, los problemas terminarán acabando con la relación.

Si no soportas a tu marido ni a su familia, te damos una serie de consejos:

  • Expresa tu incomodidad a tu pareja, qué situaciones te parecen abusivas y qué piensas que debería hacer con su familia.
  • Que tu pareja se ponga en tu lugar y tú ponte en el lugar de tu pareja. Trata de entender qué nueva situación sería compatible.
  • Plantead límites a la relación familiar, tratad de organizar la relación: cuándo son las llamadas, cuántas como máximo, duración de las llamadas, cómo tienen que hacerse las visitas, qué duración tendrán, cuándo son las quedadas… Aunque parezca algo demasiado planificado, es la forma de tratar de dar espacio a la pareja.
  • Los límites los pone la pareja, no una parte de ella. Para una mejor convivencia, cada parte de la pareja debe poner y comunicar los límites a su propia familia y aplicarlos.
  • Acude a terapia: si tu pareja no te comprende, es el momento de acudir a terapia familiar.

Desgraciadamente, la terapia suele ser más efectiva cuando las parejas no han dado ningún paso, pero si ya has hablado con tu marido, ya has planteado límites y no han servido para nada, la terapia será el último recurso, si realmente le haces caso al terapeuta matrimonial.

Cada vez aguanto menos a mi marido

cada vez aguanto menos a mi marido

Cada vez aguantas menos a tu marido porque habéis cambiado y porque han cambiado las circunstancias que os rodean. Esas circunstancias, como hemos visto, pueden ser los hijos, los trabajos, las familias políticas…Cuando los cambios producen nuevas situaciones que no cambian, que se convierten en rutina, que no nos gustan, se producen los problemas.

Si cada vez aguantas menos a tu marido, no llegues a una situación lejana sin retorno, de años de mala convivencia habitual. Probablemente la situación sin retorno se dio mucho tiempo atrás de lo que piensas. Mientras antes trates de solucionar la situación, mucho mejor.

Si estás a punto de dejar de soportar a tu marido, piensa en la nueva situación, cómo solucionarlo y háblalo con él. Más vale una vez colorado que ciento amarillo. Puede que la sensación sea mutua.

Desde que nació mi hijo, no soporto a mi marido

desde que nacio mi hijo no soporto a mi marido

No soportamos principalmente a nuestras parejas por los cambios ocasionados por los hijos, esencialmente las parejas más jóvenes. La causa es que los integrantes de la pareja pasan a un segundo plano, e incluso otros integrantes de la familia política entran de lleno en la intimidad de la pareja.

Cuando nacen los hijos, el marido, la esposa, la pareja, pasan a no ser la prioridad. La prioridad en la pareja, más allá de la propia pareja, son los niños. Esto tiene una serie de consecuencias:

  • El tiempo que se pasa en pareja se reduce de manera drástica. La relación cambia completamente, fundamentalmente por la falta de tiempo.
  • La relación madre y bebé suele excluir al padre. Hasta que el bebé no comienza a dejar de depender de su madre, muchos padres se sienten fuera de su relación de pareja y con menos relación con su hijo.
  • Nuevas tareas, nuevas responsabilidades, nuevos roles… que terminan afectando a la pareja. Si ambos trabajan, estos problemas suelen aparecer durante y tras las bajas de maternidad y paternidad.
  • La falta de tiempo repercute en la cantidad y calidad del sexo. Muchas parejas jóvenes tienen una vida sexual muy activa. Durante el embarazo sufren un parón, pero piensan que tras el parto todo volverá a la normalidad. En muchas ocasiones, no es así.

Estas situaciones se agravan si se produce una depresión postparto, principalmente tras el nacimiento del primer hijo. Prácticamente, todo lo que haga y diga tu marido puede ser interpretado de mala manera.

No soporto a mi mujer

no soporto a mi mujer

“No soporto a mi mujer” es una frase que también dicen muchos maridos. Pese a centrarnos en los problemas de muchas esposas, los maridos también tienen estos pensamientos.

No soportas a tu mujer porque la rutina derivada de los cambios, de la nueva situación no te gusta, no te adaptas o no te quieres adaptar. Estás en tu derecho, debes hablarlo para solucionar la situación.

Las famosas crisis de los 40, de los 50… no son otra cosa que el intento de muchos hombres y mujeres de estar en una pasada situación mucho más sencilla y soportable. Un intento de viajar al pasado en busca de unas circunstancias más parecidas a  las que tenían antes del cambio que les llevó a la rutina.

Igualmente, nuestro consejo es tratar de solucionar estos problemas en pareja y en caso de ser necesario contar con un terapeuta especializado en problemas de pareja.

Le quiero, pero no le soporto

le quiero pero no lo soporto

Si quieres a una persona, pero no la soportas, quizá ya no estás enamorada de ella. El amor tiene muchísimas versiones y quizá la pasión y el amor han derivado en cariño. Sin embargo, puede ser una situación reversible.

No soportar a una persona significa que no quieres pasar más tiempo con alguien. Es importante saber en cuánto tiempo se convierte en una molestia, imposible de aguantar. Tomar cierta distancia temporal puede ser la solución.

Aunque parezca mentira, casi todos los casos anteriores tienen algo en común: queremos a nuestras parejas, pero tenemos problemas de convivencia y estamos llevando al límite (o superando) nuestra paciencia.

Si quieres a alguien, pero no lo soportas, la clave es la comunicación: hay que encontrar qué es lo que no se soporta y darle solución. Como ya hemos comentado, si no podéis resolver el problema dentro de la pareja, lo mejor es contactar con un psicólogo matrimonial.

Francisco Hidalgo Díaz
Francisco Hidalgo Díaz

Psicólogo y Director del Centro Avannza

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo por teléfono en el 636.22.51.73 o mediante este formulario.

Primera sesión gratuita para 30 minutos de evaluación previa, por teléfono o videollamada.

  • Responsable: Francisco Hidalgo Díaz.
  • Finalidad: responder a tu consulta y enviarte novedades sobre la formación, productos ofrecidos y contenidos de interés.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la Política de Privacidad de Avannza Psicólogos encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de Soy Avannza Psicólogos, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros, te ayudaremos

Primera sesión de 30 minutos gratis (teléfono o videollamada) para valoración previa.