¿Qué es la procrastinación y cómo se evita?

que es la procrastinacion
¿Dejas las tareas más importantes para el final? ¿Sientes que se te echa el tiempo encima? ¿No cumples con lo prometido? Si te identificas con estas preguntas deberías de seguir leyendo.
Índice de contenidos

¿Qué es la procrastinación?

La procrastinación consiste en posponer aquellas actividades o situaciones que nos desagradan con el fin de realizarlas en un futuro. En definitiva, es dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, sustituyendo dichas tareas por otras menos relevantes y más agradables de realizar. Frases tales como: “Tengo tiempo”, “Mañana lo haré” es el inicio que da paso a la procrastinación, bajo la falsa creencia de que realmente nos hemos comprometido a hacerlo en un futuro cercano.

La procrastinación genera un círculo vicioso, en el cual postergas las tareas más relevantes o tediosas, pero luego te sientes mal. No acabar una tarea importante o procrastinar con frecuencia a pesar de que luego puedan sobrevenir sentimientos negativos (como la culpa y el estrés) nos indica que hay una serie de obstáculos (más allá de la pereza) que no permiten avanzar. Por tanto, postergar tareas por un estado de ánimo negativo, genera posteriormente otro estado de ánimo negativo por no haberlas realizado.

Ejemplos de procrastinación

ejemplos de procrastinacion

Existen varios ejemplos de procrastinación, en función de la causa que origine a la persona a tener esta conducta. Algunos de los motivos por los que se procrastina pueden no ser tan evidentes, es por ello la importancia de conocerlos para poder detectarlos y poner solución al problema.

  • La tendencia a la búsqueda de la perfección extrema es un ejemplo claro de porqué se deriva en esta conducta. Una persona perfeccionista querrá mejorar indefinidamente lo que hace sin decidirse a considerarlo nunca acabado. La perfección es subjetiva y en este caso, si somos esclavos de esta idea, nunca vamos a quedar satisfechos con el trabajo realizado, ya que siempre vamos a creer que se puede mejorar. Dicha conducta negativa nos puede conducir hacia diferentes emociones negativas, tales como la frustración o la insatisfacción, las cuales pueden provocar la evitación del inicio de la tarea que tengamos que realizar.
  • La presencia del miedo es otro de los motivos por los que se suele procrastinar. El miedo es un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que no somos capaces de hacerlo, lo cual también favorece el aplazamiento de las tareas. Es frecuente este sentimiento cuando nos enfrentamos a actividades nuevas con las cuales no estamos familiarizados, lo que puede poner en tela de juicio nuestra autoeficacia, es decir, la capacidad para lograr los resultados pretendidos. Este pensamiento no contempla el fallo, olvidando que aprender de los errores nos permite crecer y evolucionar en todas las facetas de nuestra vida.
  • La falta de disciplina puede provocar la tendencia de aplazamiento. Querer huir de las cosas que no nos agradan hasta el punto de postergar su realización hasta tiempos extremos, es una muestra clara de inmadurez de voluntad y administración del tiempo. A diario vamos a tener que lidiar con tareas que no nos son apetecibles, es por ello que tenemos que encontrar la manera de organizarnos y no dejarlas a un lado. Es fundamental romper la barrera del primer minuto de trabajo.
  • Otro ejemplo de procrastinación a tener en cuenta es la salud mental, estar sufriendo algún tipo de proceso depresivo. Este trastorno se caracteriza principalmente por un bajo estado de ánimo, lo cual deriva en la falta de la energía y la motivación suficiente como para poder llevar a cabo cualquier tipo de actividad. La depresión es un problema clínico muy importante de detectar, y por consiguiente de tratar con los especialistas adecuados, ya que si no se pone solución se convertirá en un círculo vicioso que hará que cada día estemos menos motivados y hagamos menos cosas.

Tratamiento de la procrastinación

tratamiento de la procrastinacion

El tratamiento de la procrastinación orbita sobre cómo actuar ante este tipo de conducta y cómo evitarlas. Lo primero, y tal y como hemos visto en los ejemplos de procrastinación, es identificar qué tipo de problema tienes para poder ponerle solución. Lidiar con esta situación no es fácil y requiere un esfuerzo por nuestra parte. Algunos tips que puedes poner en práctica para tratar la procrastinación son:

  • Identifica prioridades y planifícate. Siempre hay tareas más importantes que otras, por lo que te será útil valorar su importancia y el esfuerzo que requiere para empezar siempre por las actividades más urgentes y tediosas. Una vez que hayas hecho este ejercicio (puedes hacer una lista), crea tu propio sistema de planificación, en el que incluyas también los tiempos de descanso y ocio. Esto favorece el eliminar el hábito de retrasar actividades.
  • Suprime las tentaciones. Identifica todos aquellos elementos que en un momento determinado puedan suponer una tentación y aléjalos o ponlos fuera de tu vista. Recuerda que, en el tema de aprovechar el tiempo, el que evita la tentación evita el peligro. No malgastes tu tiempo en otras situaciones más irrelevantes, para vencer la procrastinación hay que centrarse.
  • Divide las tareas en subtareas. Un tip para conseguir acabar una tarea de mayor envergadura en menor tiempo y más motivados es la división de esta actividad en pequeñas subtareas que seamos capaces de manejar. De esta forma iremos consiguiendo objetivos de forma continuada en el corto plazo y no podremos retrasar tareas.
  • Delega cuando sea necesario. A veces es necesario confiar tareas a otras personas para conseguir el máximo rendimiento, ya que no podemos llegar a todo. No por delegar la tarea va a estar peor hecha, por lo que tenemos que aprender a confiar en los demás.
  • Combate la ansiedad o los problemas de salud mental. En caso de que presentes estos problemas (como el estrés) se recomienda abordar este tipo de trastornos con especialistas, tales como psicólogos especialistas en ansiedad.
Francisco Hidalgo Díaz
Francisco Hidalgo Díaz

Psicólogo y Director del Centro Avannza

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo por teléfono en el 636.22.51.73 o mediante este formulario.

Primera sesión gratuita para 30 minutos de evaluación previa, por teléfono o videollamada.

  • Responsable: Francisco Hidalgo Díaz.
  • Finalidad: responder a tu consulta y enviarte novedades sobre la formación, productos ofrecidos y contenidos de interés.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la Política de Privacidad de Avannza Psicólogos encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de Soy Avannza Psicólogos, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.