Temblores y movimientos involuntarios por ansiedad

temblores por ansiedad
¿Qué son los temblores o movimientos involuntarios por ansiedad en el cuerpo? Se dan principalmente en la cabeza, piernas, manos, dedos, labios, mandíbula y en órganos internos. ¿Cómo podemos dejar de temblar por ansiedad?
Índice de contenidos

Movimientos involuntarios por ansiedad

La ansiedad es una respuesta natural de nuestro cuerpo frente a situaciones que considera amenazantes. Esta reacción ocurre porque se prepara para hacer frente a la supuesta amenaza. Para ello, nuestro cuerpo empieza a liberar adrenalina. Si esta situación se prolonga en el tiempo, el cuerpo acumula mucha tensión y necesita liberarla de alguna forma.

Por todo ello, frente a una situación de ansiedad prolongada y para liberar la tensión, una de las reacciones o trastornos que puede tener el cuerpo son los temblores o movimientos involuntarios en distintas partes. Por ejemplo, pueden darse en las manos, las piernas, el pecho, el párpado, los labios o la cabeza. Normalmente, son zonas que se tienden a apretar con mayor frecuencia cuando tienes estrés.

Existen temblores y movimientos por ansiedad que no serán fácilmente eliminables o aliviables. En estos casos te recomendamos que contactes con un psicólogo especialista en ansiedad. Muchos pacientes nos preguntan por qué se producen temblores por ansiedad y cómo gestionarlos. En eso sí podemos ayudarlos.

Temblores en el cuerpo por ansiedad

Los temblores provocados por la ansiedad o el estrés pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo, incluso en varias a la vez. Esto dependerá de la persona, de la situación, del nivel de estrés y de otros factores. A continuación, puedes ver las zonas más habituales en las que se sufren movimientos involuntarios o temblores por tratornos de la ansiedad.

Temblor cabeza por ansiedad

movimientos involuntarios por ansiedad

Cuando se trata del temblor en la cabeza, se suelen dar contracciones musculares involuntarias en algunos músculos de la zona del cuello. También puede ocurrir que la cabeza oscile de lado a lado hasta que el cuerpo se haya tranquilizado del todo.

Una vez pasado el temblor de cabeza, suelen aparecer dolores por agujetas en el cuello. Si el temblor es amplio y agresivo, puede causar otras lesiones.

Temblor de piernas por ansiedad

Cuando se dan temblores por ansiedad en las piernas, puedes sentir pesadez, palpitaciones y otras sensaciones sensoriales. A esto, le pueden acompañar espasmos o contracciones musculares que se perciben como temblores.

A las ya mencionadas agujetas, pueden aparecer rozaduras en rodillas y especialmente talones. Cuando estos temblores se producen en la cama, el roce con las mantas, sábanas y colchón puede producir el mismo efecto que una quemadura.

Temblor de manos por ansiedad

Otro de los temblores en el cuerpo más común ocurre en las manos. En este caso, puede darse en forma de espasmos en los dedos o temblores en uno o varios dedos, así como en las manos en general.

Cuando el temblor es general en las manos, puede incluso llegar a pensarse en otras enfermedades como Parkinson. El temblor en las manos puede llegar desde los hombros hasta los dedos.

Temblor dedo pulgar por ansiedad

Uno de los dedos que puede destacar más en estos temblores es el pulgar. Puede que notes movimientos anormales, rítmicos y oscilatorios. Ocurren por la contracción alterna de músculos antagonistas y agonistas.

Este temblor en los pulgares en pocos meses comienza a desarrollar hipertrofias y atrofias musculares. Es decir, alguna parte de la musculatura comienza a crecer y otra comienza a eliminarse, alrededor del dedo.

Temblor de labio por ansiedad

temblor de mandibula por ansiedad

Otro de los temblores por ansiedad más comunes es el del labio. De nuevo, se manifiesta con movimientos involuntarios de los músculos del labio y sus alrededores. Pueden ser continuos o esporádicos.

Habitualmente el temblor se produce en el labio inferior, incluso con la persona dormida. Este temblor tiene riesgo de atrofiar los labios e impedir una correcta vocalización. Puede confundirse con el temblor de mandíbula.

Temblor de mandíbula por ansiedad

Aunque no lo parezca, la mandíbula es una de las zonas del cuerpo que más se aprieta a causa del estrés y la ansiedad. Puede ocurrir durante el día, pero también por la noche y puede acabar causando problemas con los dientes, como bruxismo. Por lo tanto, no es de extrañar que, como consecuencia, se den temblores en esta zona, pues debe liberar mucha tensión.

Los temblores de mandíbula suelen producirse de manera muy intensa. Así que las consecuencias musculares y óseas se presentan de manera muy clara.

Temblores internos

Por último, también puedes tener la sensación de que partes de tu interior tiemblan, como el corazón. Solemos definirlo como una taquicardia (ritmo cardíaco acelerado), aunque no lo sea. Esto puede causar también temblores en la zona del pecho cercana al corazón.

Estos temblores pueden no ser detectados de forma externa. Pueden confundirse con otras patologías. En cualquier caso, siempre tienen una consecuencia física.

Cómo dejar de temblar por ansiedad

como dejar de temblar por ansiedad

Son varias las formas que hay de gestionar estos temblores por ansiedad y dependerá de la persona. A pesar de que la solución más efectiva es resolver el problema que genera la ansiedad, existen algunas técnicas que pueden ayudarte a gestionar mejor las situaciones y a reducir los temblores en el cuerpo.

Somos conscientes que dejar de temblar por ansiedad será imposible en algunos casos. Existen pacientes que se generan ansiedad de manera involuntaria e incontrolada. En estos casos lo mejor es tratar de mejorar los síntomas más graves, hasta donde se pueda.

Siente la ansiedad y deja que pase

Cuando empieces a sufrir un ataque de ansiedad y tu cuerpo comience a temblar, intenta buscar un lugar apartado y tranquilo para poder relajarte. Deja que tu cuerpo se prepare para la situación y que tiemble. Respira profundamente, intenta no tensar el cuerpo y deja que pase. Piensa que es solo un momento, que pasará y volverás a sentirte bien.

Durante esta situación, no intentes mantener el control de tu sistema nervioso, ya que es muy difícil y, probablemente, acabarás estresándote aún más por no poder controlarla.

Ayuda a tu cuerpo a liberar tensión

Si sientes que tu cuerpo sigue tenso después de haber pasado los temblores o cuando están llegando a su fin, puedes ayudarle a liberar un poco más la tensión. Para ello, intenta temblar un poco más a propósito. Siempre debes tener cuidado para no provocarte ningún daño.

También puedes probar a sacudir las manos y los pies como si estuvieras quitándote agua de encima, ayudando a tu sistema nervioso.

Averigua qué te causa estrés

Analiza las diferentes situaciones a las que te enfrentas en tu día a día. Piensa cuáles de ellas te generan mayor ansiedad y estrés. Por ejemplo, puede ser exceso de actividades a lo largo del día, trabajar demasiadas horas, tener relaciones tóxicas, tener un desorden general, exponerte a grandes grupos de gente, hablar en público, beber cafeína…

Luego, piensa cómo puedes evitarlas y, si no puedes evitarlas, cómo puedes conseguir aliviarlas para que no llegues a situaciones extremas. Para aliviarlas, por ejemplo, puedes introducir elementos que te den tranquilidad hasta que consigas superarlo y no te produzcan ansiedad.

Incorpora hábitos más saludables

Tener hábitos saludables es bueno para ti de manera global y te harán sentirte mejor. Pero, además, incorporar hábitos de este estilo relacionados con el estrés y la ansiedad, te ayudarán a reducir estas situaciones tan desagradables.

Algunos hábitos que te pueden ayudar a reducir los temblores por ansiedad son comer alimentos de calidad, dormir suficiente, llevar un ritmo de vida activo (haciendo ejercicio y moviéndote más, en general), etc.

Busca ayuda profesional

Por último, pero no menos importante, plantéate la posibilidad de ir a terapia. Acudir a un especialista de la ansiedad, además de ayudarte a desarrollar herramientas para calmar y reducir los ataques de ansiedad, puede ayudarte a encontrar la causa o problema que te está generando estrés y ansiedad en tu vida.

Dar con la causa y resolverla suele ser la mejor forma de eliminar o reducir mucho el estrés y los ataques de ansiedad. Con ello, tu calidad de vida aumentará enormemente y te sentirás mucho mejor. Todas los tramientos están encaminados a conseguir una relajación muscular progresiva y reducir otros síntomas físicos en cualquier parte del cuerpo.

Francisco Hidalgo Díaz
Francisco Hidalgo Díaz

Psicólogo y Director del Centro Avannza

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo por teléfono en el 636.22.51.73 o mediante este formulario.

Primera sesión gratuita para 30 minutos de evaluación previa, por teléfono o videollamada.

  • Responsable: Francisco Hidalgo Díaz.
  • Finalidad: responder a tu consulta y enviarte novedades sobre la formación, productos ofrecidos y contenidos de interés.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la Política de Privacidad de Avannza Psicólogos encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de Soy Avannza Psicólogos, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.